Chapter 1 . PROLOGUE  CITY

1/7

Dibujos de Gilberto Seguí, Francisco Bedoya, Daniel Bejerano, Eduardo Rubén, Carlos Ríos, Adrián Fernández, Ricardo Reboredo, Alejandro Rodríguez y Rafael Fornés.

CAPÍTULO UNO / CIUDAD PRÓLOGO

 

Para imaginar sus ciudades, la generación de La utopía paralela se lanzó a recuperar sueños previos. Para inventar el futuro, seleccionó cuidadosamente el pasado. Incluso aunque este en apariencia resultara extraño, aquí no valía todo. A partir de esa estrategia, se asumieron como propias la Brasilia de Oscar Niemeyer, el Plan Sert para La Habana, las construcciones aztecas de Tenochtitlán o Teotihuacán y otras ciudades latinoamericanas que, de muchas maneras, resultaban cercanas y, sobre todo, funcionales para sus proyectos.

Ese pasado utópico también tenía su raigambre cubana. La de los maestros Walter Betancourt y Gilberto Seguí (que continuó la obra del anterior) les ofreció una especie de Fitzcarraldo socialista que llegó a plantar una ópera y toda una ciudad de la cultura en Velasco, poblado de la zona oriental marcado por la contienda guerrillera de la Sierra Maestra. La Ciudad Universitaria José Antonio Echevarría (CUJAE) les hizo escrutar el espacio en el que estudiaron la carrera de arquitectura. Algunas construcciones anteriores en La Habana del Este les llevaron a sospechar de la masificación triunfante de los módulos prefabricados de estilo soviético. Del malogrado «Plan Rector de La Habana aprendieron a atender las necesidades vecinales. Las recuperaciones de la Plaza Vieja, y la batalla por un jardín botánico o un zoológico les mostraron el camino para lidiar con una estructura burocrática que había cerrado el Colegio de Arquitectos o prohibido ejercer la profesión de manera individual.

En el centro de esas influencias, tenemos las escuelas de arte ubicadas donde antes había estado el exclusivo Country Club. Creadas por Ricardo Porro, Vittorio Garatti y Roberto Gottardi -con sus sedes para las carreras de ballet, música, artes plásticas, danza moderna o artes escénicas-, en estas escuelas inacabadas se formaron los primeros artistas del modelo de enseñanza socialista, con los que esta generación de arquitectos hizo frente común en su afán de una reconstrucción crítica de la ciudad y la cultura cubanas.

Todos estos ejemplos influyeron decisivamente en el rescate de una proyección social que no se doblegara ante la masificación, recuperara la tradición latinoamericana o reivindicara que estos modelos del pasado no respondían a un ejercicio intelectual inocente: implicaban, sin más, la decisión de proponer para las ciudades cubanas un presente distinto.

 

Centro Cultural de Velasco, 

Holguin. 1964 - 1991

Walter Betancourt y Gilberto Segui

Campamento de Pioneros Jose Marti, Tarará. La Habana. 1974

 Gilberto Segui

Dibujos para el Libro de Roberto Segre

Arquitectura y urbanismo modernos- Capitalismo y socialismo. 1988

Dibujos de Francisco Bedoya, Daniel Bejerano, Ricardo Rios, Eduardo Ruben, Adrian Fernadez

Dibujos para el Libro de Roberto Segre

Arquitectura y urbanismo de la revolución cubana. 1989

Habana del Este, Plan Sert, Jardin Botanico Nacional, Habana Vieja

Dibujos de Rafael Fornés

Dibujos para el Libro de Roberto Segre

Arquitectura y urbanismo de la revolución cubana. 1989

Escuelas Nacionales de Arte. La Habana

Dibujos de Rafael Fornés

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now